Grifería termostática.

Los equipos de producción de agua caliente sanitaria no son perfectos en su funcionamiento. Muchos incorporan multitud de sistemas para asegurar la mayor calidad, pero existen ciertos condicionantes técnicos que por el momento son insalvables.

Si por ejemplo tenemos como equipo generador de agua caliente un acumulador.

Siempre se va a producir un proceso térmico que se llama estratificación. Lo que quiere decir que el agua de la parte de arriba del acumulador estará más caliente que la parte de abajo. Esto es bueno para el funcionamiento general de la instalación, pero como cuando abrimos un grifo el agua que sale es la que está en la parte superior del acumulador, a medida que se va consumiendo entra agua fría en la parte inferior. Y nuestro consumo de agua va bajando su temperatura.

Si contamos con un equipo de generación instantánea de agua como puede ser una caldera mural.

La temperatura de calentamiento es siempre la misma, pero pueden pasar otras cosas.

  • Al principio del uso, las tuberías por el interior de la vivienda o local, hasta el grifo, pueden estar frías, por lo que el agua que circula por las mismas pierde parte de calor para calentarlas. Hasta que la temperatura se hace uniforme el agua no sale tan caliente.
  • El agua que entra en el equipo de producción de agua caliente puede sufrir variaciones importantes de temperatura. En el caso de un edificio de viviendas, por ejemplo, si se abre el grifo a primera hora de la mañana, cuando nadie lo ha hecho, el agua que ha quedado estancada en el interior del edificio está relativamente más caliente que la de la calle. Como la potencia de la caldera es constante, la temperatura de preparación será diferente.

En muchos casos esto es inapreciable. La mayoría no sentimos este tipo de diferencias como notable, y ni nos damos cuenta. O bien estamos tan habituados a ellas que no tenemos que pensar ni siquiera para ir adaptando la apertura de los distintos grifos, mezclando, hasta lograr en cada momento la temperatura deseada.

Sin embargo, existen soluciones, de esas que una vez realizada la inversión, uno se pregunta como ha podido vivir sin ello.  La grifería termostática es una de ellas.

Grifo termostático

Con el grifo termostático instalado lo único que hay que hacer es marcar la temperatura que deseamos. 37, 39 ºC o la que sea, el propio grifo se encarga en cada momento de mezclar adecuadamente las cantidades necesarias de agua fría o caliente para que uno no tenga más que disfrutar de la ducha.

Todos recordamos algún momento donde mientras disfrutamos de una ducha o un baño en un duro día de invierno, alguien de nuestra casa abre un grifo y nos quedamos…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s