3 factores que evitan los peligros del gas.

Explosión

El gas todavía sigue generando desconfianza a muchas personas. Sin embargo, la normativa es muy eficaz y estricta en conseguir que la seguridad sea el asunto más importante a tener en cuenta cuando se realiza una instalación de gas.

A largo plazo, el buen hacer de las empresas instaladoras y los profesionales de este campo conseguirá que la sensación de seguridad de los usuarios sea tan grande como lo es la electricidad hoy en día. Para ello la formación y la divulgación son aspectos que hay que cuidar, no debemos caer en los sensacionalismos y en la desinformación. Los usuarios deben conocer sus instalaciones y como funcionan, deben conocer como mantenerlas y deben tener acceso a profesionales cualificados que les ayuden.

¿Que es necesario para que explote el gas?

Aunque no lo parezca, no es tan fácil conseguir que un gas combustible genere una explosión. Cuando se produce un accidente siempre es debido a una unión de factores que ayudan a la deflagración.

1. Acumulación de gas. Ventilación.

El aspecto que más debe cuidar el usuario de una instalación de gas. Cuando uno piensa en gas debe pensar automáticamente en ventilación. En nuestra cabeza debe existir una unión gas-aire abierto.

aire abierto

Todos lo hemos visto o hecho alguna vez. En invierno, como hace frío, tapamos la ventilación del gas, porque entra mucho aire. El problema surge cuando esa “tapa” se queda ahí durante todo el año.

Para que se produzca una explosión de gas es necesario que exista una acumulación de gas.

El gas propano es una gas más pesado que el aire. Lo que esto quiere decir es que en caso de producirse una fuga, el gas se acumularía en el suelo del local. Por eso las rejillas de ventilación del gas propano están situadas a la altura del suelo.

No conviene olvidar que las rejillas de gas tienen doble función. Permitir que entre aire para que se produzca la combustión del gas y permitir que el gas que se podría acumular salga al exterior.

2. Cóctel aire-gas. Mezcla estequiométrica.

La acumulación de gas que señalo en el punto anterior es importante porque es necesario que la mezcla aire-gas esté en unas proporciones concretas para producirse una explosión.

Cualquier combustión es una oxidación. O sea, tenemos un compuesto formado por Carbono e Hidrógeno; es necesaria la presencia de Oxígeno, para que el Carbono se combine formando CO2 y el Hidrógeno forme agua (H2O). Si no existe presencia de Oxígeno, ya puede tener muchas ganas de arder el gas, que le será imposible.

Y no solo eso, es necesaria que la mezcla este dentro de una proporciones concretas. Para que te hagas una idea en un quemador atmosférico de gas se producen dos mezclas aire-gas hasta que se alcanzan las proporciones correctas.

El gas es un producto del petróleo preparado especialmente para tener una buena combustión. Esto significa que las proporciones aire-gas para las que se produce la combustión son amplias.

3. Mantenimiento adecuado.

Ante cualquier olor, fuga, duda, miedo…debes llamar a personal especializado que te asegure tu tranquilidad. El mantenimiento es una de las obligaciones fundamentales de los usuarios. La ley te hace totalmente responsable del buen funcionamiento y mantenimiento de tu instalación de gas. Tu debes ser el encargado de llamar y gestionar que se realice un buen mantenimiento. Por eso es de vital importancia que cuentes con profesionales de confianza.

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s