Controles de una caldera.

Llega el invierno

Con la llegada del invierno, hace falta hacer una revisión a la instalación de calefacción para comprobar que está perfectamente lista para acometer el trabajo que se le viene encima.

La caldera es un equipo que no es necesario revisar en ningún momento del año. Si la escondiéramos en el interior de un armario, deberíamos ser capaces de olvidar donde está. Todo el control se realiza a través del termostato. Las calderas modernas tienen un cuadro de mando como el de la imagen.

Regulador electronico caldera mural

 

Digital y un poco complicado de entender, pero básicamente tiene los mismos controles que los cuadros de mandos de las calderas más antiguas.

Básicamente hay 3 controles (en la foto, de izquierda a derecha).

1. Encendido.

Suele tener dos posiciones. Solo agua caliente (A.C.S.), que sirve para los meses de verano, donde no es necesaria la calefacción. Posición calefacción y A.C.S. La mayoría de las calderas murales son mixtas, eso quiere decir que dan dos servicios, calefacción y agua caliente sanitaria. Si tu tienes una caldera distinta, de pie de gasóleo o similar, puede ser que no sea mixta, que la preparación de A.C.S. haya sido encargada a otro equipo exterior.

2. Temperatura de calefacción.

Ya hemos hablado de este concepto en varias ocasiones, por ejemplo aquí, o aquí. Como regla podría decir que poniendolo a 3/4 de la temperatura total debería ser más que suficiente para la gran mayoría del año. Excepto en el caso de que tengamos suelo radiante, en ese caso la temperatura puede ser mucho menor.

Ese día que celebramos la navidad, o el fin de año y que hace un frío de mil demonios, a lo mejor hace falta ponerlo a tope.

Quizá te interese: ¿Cual es la temperatura
correcta de calefacción?

Lo que también es importante es saber que cuanto más alto lo pongamos, más energía consumimos.

3. Temperatura de agua caliente sanitaria.

El último de los mandos suele ser una rueda o una pantalla que indica la temperatura en la que la caldera envía el agua hacia la ducha o bañera. A mi me gusta ducharme con el agua bastante caliente, cercana a los 40 ºC, pero esto es una cosa que depende del gusto de cada persona. Lo que no interesa en absoluto es poner la temperatura al máximo en la caldera y luego enfríarla mediante la mezcla en el grifo de la ducha.

Calentar agua para luego enfriarla es un gasto innecesario.

4. Otros “cacharros”.

Algunas calderas traen más cosas. Manómetro, que nos indica la presión del circuito de calefacción. Termómetro que nos indica la temperatura del agua en el interior de la caldera. Pantalla con indicación de código de error, y más.

Mi recomendación sería que este tipo de explicaciones se las hiciera también tu técnico de mantenimiento. Antes de cada periodo debes hacer una revisión completa de la instalación de calefacción. Debe incluir la caldera, comprobando la seguridad de la instalación, la eficiencia de la combustión, la evacuación de humos y la no presencia de CO2 en las estancias. Purgado de radiadores y establecimiento y control de presiones y temperaturas adecuadas.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s