Válvula de seguridad de la caldera.

PresionLas instalaciones de calefacción están formadas por circuitos cerrados de agua. Esto quiere decir que para montarlas se tiende una red de tuberías por toda la casa, y luego se llena de agua que se mantiene a presión. Del mismo modo que cuando abrimos un grifo el agua sale propulsada, saldría igual de una de las tuberías que forma el circuito de calefacción (aunque enseguida perdería presión al no haber reposición de fluido)

Normalmente la presión a la que funcionan las instalaciones de calefacción domesticas es baja. Un poco por encima de la presión atmosférica, que es 1 bar (1 atm, 1 kg/cm2, 100 KPa). Muchas calderas tienen manometros que nos permiten saber la presión de funcionamiento, incluso en las calderas murales. Lo normal es que esté un poco por encima de 1 bar (o sea 2 bar en presión absoluta).

Quizá te interese: Controles de una caldera.

Sin embargo, con los circuitos presurizados hay que tener ciertas precauciones. Solo hay que darse cuenta de que tenemos unos cuantos litros de agua en nuestra instalación de calefacción. Cada elemento de radiador tiene unos 300 ml de agua, como un bote de bebida espumosa aproximadamente. La caldera también tiene agua, las tuberías…

El agua con la temperatura se dilata. Ocupa más sitio caliente que fría. Imagínate que tienes agua en una tubería y la calientas, comenzará a dilatarse y empujará hacia el exterior a las paredes de la tubería. Con el aumento de temperatura el agua aumenta la presión sobre las paredes del recipiente que la contiene.

Valvula seguridad presion calefaccion

Además a partir de 100 ºC el agua se convierte en vapor, (cuando está a la presión atmosférica). En una instalación de captación de energía solar algún punto de la instalación puede alcanzar fácilmente los 140 ºC. Por eso se presurizan un poco más estos circuitos. Al estar a más presión el agua no se evapora a 100 ºC. Su punto de ebullición sube a 150 ºC. No queremos que haya vapor en una instalación, es más peligroso que el agua.

Si tenemos agua caliente que está presionando más las paredes de las tuberías, o de las calderas, o de los radiadores, puede llegar un determinado momento que dicha presión sea tan alta que cause un fallo de algún elemento. Que algo rompa. Las calderas murales normalmente están diseñadas para una presión de agua máxima de 3 bar (estoy hablando del circuito de calefacción, no del de agua caliente sanitaria).

Si se rompe por presión un elemento de una caldera, la reparación puede ser muy cara, o incluso provocar la sustitución de la caldera.

Para evitar todos estos problemas se instala una válvula de seguridad en todos los sistemas de calefacción. Es como un pequeño muelle que al llegar a una determinada presión deja escapar el agua y así nos aseguramos que no pasa nada que pueda dañar a las personas, a los equipos o a los bienes.

Lógicamente la válvula de seguridad tiene que estar tarada (o sea, la presión a la que saltará) más baja que el elemento más débil de la instalación.

La válvula de seguridad tiene que estar conducida. O sea, si salta y evacúa el agua, esta tiene que ir por una tubería hasta un desagüe adecuado. Se hace de tal manera (se coloca un embudo) que si salta lo podamos ver. Pero no debe ser fácil acceder al agua del circuito cerrado porque puede estar caliente.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s