Criterios higiénico-sanitarios para la prevención y control de la legionella.

legionella-instalaciones-agua-caliente-sanitaria

Celtsener es una empresa especializada en el mantenimiento de instalaciones térmicas de climatización (calefacción, refrigeración y ventilación). Nuestros clientes van desde las viviendas unifamiliares o edificios, hasta las plantas de producción de productos industriales.

Quiero con esta anotación, explicar las condiciones y requisitos que deben reunir las instalaciones de agua caliente sanitaria para cumplir la legislación vigente higiénico-sanitaria para la prevención y control de la legionelosis. Y lo haré para responder las preguntas más habituales sobre el asunto que nos trasladan nuestros clientes.

1- Marco reglamentario.

Se ha simplificado con el paso de los años. Ahora el régimen jurídico del control de legionella corresponde al Real Decreto 865/2.003 (texto consolidado en el link). En su artículo 6 indica:

Con carácter complementario se tendrá en cuenta lo establecido en la Norma UNE 100030 IN Guía para la prevención y control de la proliferación y diseminación de Legionella.

Cuando el reglamento de instalaciones térmicas en los edificios vigente era el anterior, (RD 1.751/1.998) debía seguirse dicha norma UNE. Ahora ya no es de obligado cumplimiento, sin embargo es el germen de toda la normativa posterior, y la recomendaría como base de consulta principal, si alguien quiere entrar en más detalle.

En Galicia también existe un Decreto que versa sobre ello, Decreto 9/2.001 de 11 de enero. Si bien las diferencias con el de ámbito estatal son menores para el objetivo de esta entrada. Aquí tienes el manual que la Xunta de Galicia recoge en su página al respecto (ampliando y detallando todos los aspectos en un documento muy amplio)

2- Instalaciones afectadas.

Aquellas que utilicen agua en su funcionamiento, produzcan aerosoles y se encuentren ubicadas en el interior o exterior de edificios de uso colectivo, instalaciones industriales o medios de transporte que puedan ser susceptibles de convertirse en focos para la propagación de la enfermedad, durante su funcionamiento, pruebas de servicio o mantenimiento.

Más peligrosas: Torres de refrigeración y condensadores evaporativos. Sistemas de agua caliente sanitaria con acumulador y circuito de retorno. Spas, jakuzzis, piscinas, bañeras terapéuticas. Centrales humidificadoras industriales.

Menos peligrosas: Instalaciones de agua fría de consumo humano, cisternas, depósitos móviles y agua caliente sanitaria sin circuito de retorno. Humectadores; fuentes ornamentales; riego por aspersión en entorno urbano; agua contra incendios; refrigeración por aerosolización; terapia respiratoria; respiradores; nebulizadores.

3-Exclusiones.

Dice el Real Decreto:

Quedan excluidas del ámbito de aplicación de este real decreto las instalaciones ubicadas en edificio dedicados al uso exclusivo en vivienda, excepto aquellas que afecten al ambiente exterior de estos edificios.

Lo que se ha configurado como una de las redacciones más polémicas de cualquier reglamento técnico, con múltiples interpretaciones según el técnico que lo explique. Yo diría: No se debe aplicar ningún tipo de control antilegionella en las viviendas, tanto con instalaciones centralizadas como individuales de calefacción y A.C.S.

Las instalaciones que “afectan al ambiente exterior de los edificios” serían, por ejemplo, las torres de refrigeración o los condensadores evaporativos.

4- Medidas a tomar en las instalaciones de  agua caliente sanitaria con acumulación y circuito de retorno.

  • Disponer en el agua de aporte sistemas de filtración según la norma UNE-EN 13443-1.
  • Mantener la temperatura del agua en el circuito de agua fría lo más baja posible procurando, donde las condiciones climatológicas lo permitan, una temperatura inferior a 20 ºC, para lo cual las tuberías estarán suficientemente alejadas de las de agua caliente o en su defecto, aisladas térmicamente.
  • Mantener la temperatura del agua, en el circuito de agua caliente, por encima de 50 ºC en el punto más alejado del circuito o en la tubería de retorno al acumulador. La instalación permitirá que el agua alcance una temperatura de 70 ºC.

Cuando se utilice un sistema de aprovechamiento térmico en el que se disponga de un acumulador conteniendo agua que va a ser consumida y en el que no se asegure de forma continua una temperatura próxima a 60 ºC, se garantizará posteriormente, que se alcance una temperatura de 60 ºC en otro acumulador final antes de la distribución hacia el consumo.

El agua caliente sanitaria debe estar por encima de 50 ºC en todo punto de la instalación, subiendo a 60 ºC en el interior de los acumuladores.

5- Exigencias de mantenimiento.

La revisión del estado de conservación y limpieza de la instalación se realizará trimestralmente en los depósitos acumuladores, y mensualmente en un número representativo, rotatorio a lo largo del año, de los puntos terminales de la red interior (grifos y duchas), de forma que al final del año se hayan revisado todos los puntos terminales de la instalación.

Mensualmente se realizará la purga de válvulas de drenaje de las tuberías y semanalmente la purga del fondo de los acumuladores. Asimismo, semanalmente se abrirán los grifos y duchas de habitaciones o instalaciones no utilizadas, dejando correr el agua unos minutos.

El control de la temperatura se realizará diariamente en los depósitos finales de acumulación, en los que la temperatura no será inferior a 60 ºC y mensualmente en un número representativo de grifos y duchas (muestra rotatoria), incluyendo los más cercanos y los más alejados de los acumuladores, no debiendo ser inferior a 50 ºC. Al final del año se habrán comprobado todos los puntos finales de la instalación.

Como mínimo anualmente se realizará una determinación de Legionella en muestras de puntos representativos de la instalación.

Todas las operaciones de revisión que se han descrito deben ser realizadas por personal suficientemente cualificado, con todas las medidas de seguridad necesarias y avisando a los usuarios para evitar posibles accidentes.

NOTA: La reglamentación aplicable, el R.D 865/2.003, en su artículo 8, incluye dentro del programa de mantenimiento los métodos de medición y la periodicidad de los análisis. En su artículo 13 establece para el personal que trabaje en operaciones de mantenimiento la obligación de cumplir las disposiciones en materia de capacitación (cursillo impartido por entidad adecuada)

mantenimiento-legionella

Muchas empresas y usuarios contratan el mantenimiento a empresas especializadas externas. El coste que se debería asumir para los controles diarios y semanales sería excesivamente elevado, por lo que parece lógico suponer correcto, que los controles más sencillos los realizaran personas sin el curso especificado en la nota anterior.

6- Limpieza y desinfección.

Las instalaciones de agua fría de consumo humano y de agua caliente se limpiarán y desinfectarán como mínimo, una vez al año, cuando se pongan en marcha la instalación por primera vez, tras una parada superior a un mes, tras una reparación o modificación estructural, cuando una revisión general así lo aconseje y cuando así lo determine la autoridad sanitaria.

En general se podrá realizar una desinfección química (con cloro) o una desinfección térmica (calentar el agua de la instalación hasta 70 ºC)

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s