Cuando no merece la pena arreglar una caldera o un calentador.

merece-pena-arreglar-caldera-calentadorAún recuerdo el zapatero de mi barrio. Me encantaba visitarlo cuando salía del colegio. Allá por los años 70-80. Con su pequeño tallercito, situado por debajo del nivel de la calle. El olor a pegamento y a goma; el ruido del torno mientras perfilaba las suelas nuevas.

Antes existían muchos trabajos como el de zapatero, desarrollados por autónomos, en los zaguanes de los pisos o en pequeños bajos. Venta de periódicos, tabaco, lotería. Muchas profesiones que con el paso del tiempo han ido desapareciendo.

El coste de la mano de obra es prohibitivo. Alguien que tenga que pagar los impuestos correspondientes por desarrollar una actividad sabe de lo que hablo. Los fontaneros también se han visto afectados por este síndrome. Desaparece todo lo hecho por personas y se nos cambia por robots y máquinas.

Cualquier visita de un técnico; un fontanero; un operario a tu vivienda supone al menos 50 €. Y eso si no tiene que hacer nada.

Quizá cuentes con otra vivienda que no utilizas habitualmente, o una que alquilas. Lo que pasa a menudo es que las calderas o calentadores que pasan inactivos una larga temporada necesitan una revisión técnica para que vuelvan a funcionar.

Si dichos equipos cuentan con más de 15 años es posible que presenten muchas dificultades para volver a conseguir que funcionen correctamente. Las partes fundamentales de una caldera son:

  • El quemador de gas. Los agujeros por donde sale el gas y que deben ser limpiados periódicamente.
  • La válvula de gas. Un pequeño motor que deja pasar más o menos gas según las necesidades de calor.
  • El ventilador de la evacuación de humos. Si la caldera es estanca o de condensación un ventilador se encarga de empujar el humo hacia afuera de la caldera/calentador.
  • La bomba de circulación. El sistema de calefacción necesita un equipo de bombeo que mueva el agua desde la caldera a los radiadores.
  • El intercambiador de calor. Se encarga de calentar el agua de calefacción.
  • El intercambiador de placas. También es un intercambiador de calor, normalmente de placas. Sirve para calentar el agua caliente sanitaria de las duchas.
  • Módulos electrónicos. El cerebro de la caldera. Cada vez más necesario y única manera de conseguir eficiencia energética.
  • Válvulas y resto de accesorios. En una caldera de gas conviven tres distintos circuitos de agua completamente separados. Agua de calefacción; agua fría de consumo humano; agua caliente sanitaria. Por eso hacen falta muchas válvulas y accesorios.

Una bomba de una caldera, por ejemplo, es un repuesto que puede costar unos 150-200 €. Además hay que desmontar la vieja bomba y cambiarla por la nueva. Y eso si el recambio es fácil de encontrar, unas de las razones por las que es interesante comprar una marca reconocida. La bomba es un motor, con piezas móviles, un rotor que mueve las aspas que conducen el agua. Si no se mueve durante cinco años, lo más probable es que no pueda volver a moverse.

Así que el coste de una reparación puede subir a 400 €. Supón que te gastas ese dinero en una caldera que tiene 17 años de antigüedad. Está en las últimas. Es probable que consigas alargar algo la vida útil de esa caldera hasta los 21 o 22 años. Pero también es probable que hayas perdido la oportunidad de ahorrar mucho gas combustible durante esos años si hubieras cambiado de caldera.

Solo en el caso de que fallen piezas pequeñas, un antiretorno, una llave, o algo así, merece la pena la reparación. Si hay que hacer una reparación mayor es probable que lo mejor sea cambiar y sustituir la caldera o calentador.

Es imprescindible para evitar sustos así, reparaciones de importancia, tener contratado un servicio de mantenimiento. De acuerdo con la ley hay que hacer revisiones cada dos años de la instalación de calefacción y cada 5 años del gas. Un servicio en el que un técnico especializado visita tu instalación y comprueba como está funcionando, si alguna pequeña pieza necesita sustitución y, además limpia y deja como nueva la caldera, asegurandote la máxima eficiencia energética y ahorro de tu instalación.

Celtsener es la agencia comercial de CEPSA Gas en Pontevedra. Si necesitas un depósito de gas en tu vivienda o negocio, o un técnico especializado no dudes en ponerte en contacto con nosotros por el medio que quieras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s