Los 5 consejos definitivos para escoger tu caldera de gas en Vigo.

Niño sorprendido

1- Gas natural o propano. Distintas pero iguales.

Cuando se compra una caldera es necesario realizar la selección del gas combustible que va a consumir. El gas propano es un gas más pesado que el aire, mientras que el gas natural es más ligero. El propano tiene una densidad mayor y es necesario que los quemadores de la caldera, o de cualquier otro aparato, estén adaptados a los caudales y presiones de trabajo. Sin embargo, los precios son los mismos para calderas de cualquier gas.

2- Condensación, bajo NOx, estanca o atmosférica.

No existe ni una sola razón que haga más aconsejable otro tipo de caldera de gas frente a las de condensación. Tanto las atmosféricas (más peligrosas para el usuario), como las estancas, ya están prohibidas por ley. Las de bajo NOx tienen un precio ligerísimamente inferior a las de condensación, pero su rendimiento es tan pobre en comparación que no supondrá ningún ahorro en ningún caso. Por lo tanto la elección es clara: condensación.

3- Potencia de la caldera.

La caldera de menor potencia del mercado es capaz de generar calor de calefacción para una casa de 200 m2. Puede que sea tu caso, pero la mayoría de los españoles vivimos en pisos de 70-80 m2. Así que la potencia que selecciones para tu caldera mural no tiene nada que ver con la calefacción.

Las calderas de gas son llamadas mixtas: servicio de calefacción y servicio de agua caliente sanitaria. Es por lo tanto el segundo servicio, el agua caliente, el que determinará la potencia que debes seleccionar. En el mercado existen calderas de gas desde 24 hasta 42 kW. Las más baratas son las de 24 kW y pueden ser perfectamente válidas, sin embargo, mi opinión es que al menos 26 o 28 kW son necesarios. Esos 2 o 4 kW de sobra, permitirán a la caldera funcionar sin merma los días más fríos del año.

4- Instantánea, microacumulación o acumulación incorporada.

La regla general es la instantánea. Casi todos tenemos una caldera instantánea y será porque funciona perfectamente en la inmensa mayoría de los casos. Las marcas de mayor renombre están apostando por incluir en sus calderas algún tipo de microacumulación, no es malo.

La microacumulación solo sirve para ofrecer un nivel de temperatura más estable, nada más. La acumulación por otra parte cambia radicalmente el caudal de agua y permite usar varias duchas simultáneamente. Las calderas de gas del mercado con acumulación incorporada cuentan con 40, 50 o 60 L, suficientes en cualquier caso para otorgar una mayor satisfacción, pero son más caras.

5- Servicio técnico y mantenimiento.

La caldera de gas es el aparato de casa que más energía consume. Es uno de los electrodomésticos más caros. Debes realizar inspecciones de la instalación y revisiones de mantenimiento cada cierto tiempo. Es muy importante que confíes plenamente en el instalador que realiza la instalación o la mantiene. Además te aconsejo que compres marcas de reconocido prestigio, no hace falta que sean las mejores del mercado, sencillamente que cuenten con servicios técnicos oficiales de calidad y suministro de recambios sencillo y económico.

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s