El mercado contra la ley. Calefacción, aire acondicionado y fontanería.

Mercado vs ley. Fontaneria, calefaccion y aire acondicionado

Todos nosotros vivimos en un sistema democrático en el que todo el mundo está del mismo modo bajo los derechos y obligaciones que las leyes establecen. En el ámbito técnico pasa igual.

  1. Las leyes. Los gobiernos tienen la potestad de establecer leyes que sirven de marco básico para determinados sectores. Existe la ley del sector eléctrico, por ejemplo, o la del sector de hidrocarburos.
  2. Los Reales Decretos. A veces las leyes son tan extensas que hace falta sacar reglamentos que especifiquen aspectos concretos. La ley del sector de hidrocarburos regula la investigación petrolífera, las gasolineras y el suministro de gas natural, entre otras cosas.
  3. Las normas UNE (Una Norma Española). Para que el gobierno no tenga que sacar un Real Decreto cada vez que se produce un adelanto en la técnica, se establecen normas que un comité de expertos se encarga de actualizar constantemente.

Existen disposiciones que se sacan y todo el mundo las cumple sin mayor problema. Por ejemplo la prohibición de fumar en los locales públicos. Para su cumplimiento no fue necesario que la policía pasará constantemente por lo locales. No obstante, otras disposiciones cuesta mucho que la gente las cumpla. Cientos de campañas informativas y sanciones administrativas hacen falta para que la gente se ponga el cinturón de seguridad, y aún así mucha gente no la cumple.

Se establece una lucha entre las presiones normativas y las presiones del mercado, lo que quiere hacer la gente. Existe la creencia que por encima de la ley está el sentido común, que la ley responde siempre a lo que parece lógico, algo que no es cierto.

Si estás pensando en cambiar o sustituir tu caldera de gas, o si quieres construir una nueva instalación, o si simplemente te han visitado para hacer la revisión obligatoria de gas, es posible que te hayan dicho que tal o cual cosa no cumplen la norma, y hay que cambiarla.

Abrir la cartera no le gusta a nadie, y en el caso de las instalaciones de gas no existe policía que la visite constantemente, así que el resultado es que no se cumple la normativa. Como tenemos muchos y buenos técnicos y políticos, tanto en España, como en Europa, el número y complejidad de la reglamentación crece exponencialmente. La distancia entre norma y mercado se amplía constantemente.

En conclusión, el ámbito de las instalaciones sigue siendo un campo muy propicio para la aparición de malos profesionales. Nadie controla ni vigila, así que lo más normal es que se puedan incumplir las normas. Si quieres conseguir un determinado servicio barato y mal ejecutado tendrás mil y una oportunidades. No se puede hacer nada contra ello, si tu quieres.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s